Koh Tao

6 al 9 de Diciembre de 2013

Toc toc, truc truc, tran tran… Mil vueltas en los sillones de este tren nos hacen pasar una noche de mil demonios. Esto es lo más ruidoso que jamás hayamos visto pero no por ello no nos deja de gustar. Tras una noche donde apenas hemos dormido tenemos la genial idea de quedarnos fritos justo cuando el tren llega a nuestra parada: Chumpon. Abro un ojo, abro el otro y estamos parados… pregunto donde estamos y… hoy la suerte está de nuestro lado. Justo a tiempo cogemos las mochilas y salimos del tren a toda prisa antes de que sus ruedas vuelvan otra vez a girar…

Desde el embarcadero cogemos un ferry y en apenas 3 horas llegamos a la isla. Nos cargamos las mochilas a la espalda y en un abrir y cerrar de ojos ya tenemos “casa” para los siguientes 3 días. La lluvia nos da la bienvenida y esa tarde la pasamos paseando por la orilla de la playa.

A la mañana siguiente luce un sol de justicia y a las 9:30 vienen a recogernos al hostal para llevarnos al puerto, sitio donde empieza nuestra excursión.

Se trata de un tour por varias playas alrededor de la isla para practicar snorkeling. Todo va como lo esperado hasta que llegamos a la primera parada, Shark bay (Bahía de los tiburones). Aquí, el encargado del barco nos dice que hoy hace mucho viento y que no vamos a poder darle la vuelta a la isla. Hoy simplemente pararemos en este punto y luego daremos la vuelta por donde hemos venido. Todos asienten como borreguitos menos nosotros que nos quejamos, pues lo podría haber avisado antes de empezar la excursión y no ahora que ya hemos pagado… Pero bueno, nos ponemos los chalecos, gafas y tubo y al agua a ver si vemos o no vemos a los tiburones…

Nos pasamos el día buceando hasta que llegamos a nuestro destino final de la excursión, la isla Koh Nangyuan. Aquí tenemos 2 horas libres y nos dedicamos a bucear, pasear y subirnos a tantos View Points como podemos.

La isla nos está gustando pero nos da la sensación que está muy masificada o al menos la parte Oeste, que es donde estamos hospedados. Al día siguiente tocaba marcharse, pero Berta se puso malita y nos quedamos una noche más. Aquí descubrimos una nueva manera de recorrer la isla: hacer dedo.

Después de haber salido solo a buscar los caminos que me llevaran a la otra parte y no encontrarlos, me voy a la carretera principal a probar a ver si alguien me lleva. Ni 5 minutos de espera es lo que estoy en la carretera. En apenas 20 minutos estoy en Ao Leuk, una playa donde no hay nadie debido al fuerte oleaje.

Salgo al camino principal y en eso que pasa una moto, dedo, y allí estoy yo de nuevo sin dar ni un solo paso en Tanote Bay, una de las playas más bonitas de la isla. Esto de ir solo es completamente diferente y no hubiera estado nada mal haber venido los dos…

Tras un baño y jugar con las piedras, me doy un festín de arroz con vistas al mar y me vuelvo a casa conforme he llegado hasta aquí; en autostop. Pick up y moto con sidecar es el transporte público que me lleva a casa de nuevo.

Berta parece que está mejor y salimos a dar un paseo por la tarde por la playa de Sairee.

Lunes 9 de Diciembre. Este es nuestro último día en Koh Tao y queremos aprovecharlo al máximo. Tras el éxito de ayer, empezamos a sacar el dedo descaradamente con la idea de recorrernos los 7km de distancia que separa el N del S de la isla.

Un inglés de unos 50 años nos recoge en su 4×4 destartalado y nos lleva a Hing Wong Bay. Aquí hay un par de resorts y bastante basura alrededor. El sitio no nos gusta nada y decidimos retroceder para ir a Mango Bay, la playa más al Norte de Koh Tao.

Berta primero, y yo después, llegamos al punto desde donde se empieza a bajar hacia la playa. Dos chicos bastantes majos nos han llevado en sus motos. La playa es un encanto, está escondida al final de la selva y la única manera que tienen de abastecer los dos únicos resorts que hay aquí es en barco.

Aquí la evidencia de porqué solo se puede abastecer en barco…

Nos pasamos buena parte de la mañana nadando y buceando, viendo cientos de peces de mil colores y un paisaje fantástico. A las 14h empezamos a caminar y nos volvemos hacia el hotel a recoger las mochilas e ir hacia el puerto a dejarlas en la oficina donde habíamos comprado el billete del barco de la noche.

Aún nos quedan 3 horas hasta que zarpe nuestro barco y decidimos hacer nuestra última visita a Freedom Beach. Vemos un atardecer que todavía no habíamos podido disfrutar y tras el bañito casi nocturno recogemos los trastos y nos vamos al barco…

Koh Tao, lugar donde se puede encontrar de todo: fiesta, turistas, resorts… pero también tranquilidad, buenas vistas, buceo… Solo hay que buscar lo que a cada uno más le guste…

RyB

Anuncios

5 comentarios en “Koh Tao

  1. Bueno, ya vais cogiendo algo de color. Madre mia cómo sufris. Qué envidia! Aprovechamos para desearos unas felices Navidades allí donde estéis, que seguro será un lugar maravilloso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s