Cuando tu mente decide una cosa, pero tu cuerpo te pide otra

20 de Diciembre de 2013

Huimos de Ton Sai, muy a nuestro pesar, porque llegaba la semana de temporada más alta del año, y doblaban el precio de las habitaciones. Fue difícil tomar la decisión, porque nos notábamos como en casa y no queríamos dejar aquel buen rollo. Pero pasar de pagar menos de 10€ por nuestra habitación, a pagar casi 20€ era demasiado para nuestro presupuesto, así que tuvimos que abandonar el paraíso. El cuerpo de Rober se negó a dejar su nueva casa, y se puso malito, con “desarreglos intestinales” y fiebre. Aún así decidimos mover, y Rober hizo un esfuerzo sobrehumano para coger su mochila y salir de la bahía.

Al llegar a Ao Nang, nos alejamos un poco de la playa para intentar conseguir algún coche en autostop. Rober volvió a hacer un gran esfuerzo para sonreir a los coches que pasaban, y de repente un coche que pasó por nuestro lado paró unos metros más allá, asomándose por la ventanilla una cara conocida. La chica que limpiaba y se encargaba de las habitaciones donde dormíamos en Ton Sai nos había reconocido, y no dudó ni un momento en llevarnos a Krabi. Un encanto.

Al llegar, nos sentamos en la acera, y decidimos que Rober se quedara con las mochilas y yo me fuera a recorrer las calles en busca de un albergue barato y en buenas condiciones. Me llevó una media hora, y cuando decidí en cuál nos quedábamos, allí que nos fuimos a que Rober se tumbara en la cama para curarse durmiendo.

Fue un día tranquilo, sin nada más que hacer que estar en la habitación poniendo al día email, facebook, blog y todo lo de internet, ya que en Ton Sai habíamos estado incomunicados.

Al final estuvimos dos días muy tranquilos en Krabi, mientras Rober se recuperaba. Nos dedicamos a mirar las opciones que teníamos para pasar los siguientes días por la zona. No sabíamos muy bien qué hacer, porque no llevábamos mucha información de cosas para hacer en Krabi o desde Krabi, pero tampoco encontrábamos nada que nos llamara la atención por fuera. Después de darle muchas vueltas durante esos días de descanso, decidimos hacer “campo base” en Krabi, ya que volaríamos a Kuala Lumpur desde allí, y el albergue que habíamos encontrado era barato y estaba muy bien. Ya iríamos viendo qué cosas podíamos hacer desde allí.

ByR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s