Ciudades de paso que acaban no siéndolo

21 Diciembre 2013

Así como con Ton Sai tuvimos una pequeña decepción al llegar, por las expectativas que nos habíamos creado sin querer, con Krabi fue más bien al contrario.

Ciudad que está siempre en boca de todo el mundo por ser la capital de la provincia, normalmente la gente se refiere a ella sólo para centrar la atención en la zona, y siempre que se hace referencia a la ciudad de Krabi, se matiza después en función del lugar específico: Ton Sai para los escaladores, Ao Nang para los que le gusta la playa, y las múltiples islas a las que se puede llegar desde Krabi: Phi Phi, Ko Ya Noi, Phuket… Pero Krabi no suele ser destino, sino ciudad de paso.

Cuando salimos de Ton Sai, llegamos a Krabi con la misma idea que todo el mundo: pasar un par de días, para que Rober se recuperara y decidir qué hacíamos después. En los dos días de relax paseamos algún rato por la ciudad y empezamos a ver que, a pesar de ser ciudad de paso, no se estaba nada mal.

Tomamos varias decisiones esos días. Por un lado, teníamos el billete comprado en Madrid para volar desde Krabi a Kuala Lumpur, así que decidimos utilizarlo, ya que el dinero ya estaba gastado. El día 2 de enero volaríamos desde Krabi a Kuala Lumpur. Una vez tomada esa decisión, empezamos a enviar solicitudes de couchsurfing a ver si alguien nos quería hospedar allí.

Por otro lado, en el albergue estábamos muy a gusto, era agradable y a buen precio, así que decidimos que hasta que nos marcháramos a Malasia, tendríamos como “campo base” la ciudad de Krabi, y nos dedicaríamos a hacer excursiones o actividades en el día desde allí. Teníamos varias cosas miradas que podían estar bien, entre ellas una zona de escalada no muy lejos, de la que algunos de los amigos que habíamos hecho en Ton Sai nos habían hablado.

Al final pasamos más de 10 días por la zona, y acabamos adorando la ciudad. Quizá no sea bonita, o no tenga mucho de interés turístico, pero nos encantó pasear por sus calles y ver que es una ciudad para los tailandeses, no para los turistas.

Puede tener algo que ver también que apenas hayamos visto nada de Tailandia, que cuando vayamos al norte nos guste todo más; pero después de haber estado apenas dos días en Bangkok, en Ko Tao y en Ton Sai, Krabi nos pareció agradable por no ser turística.

Turistas hay muchos, pero eso no significa que sea una ciudad enfocada al turista. Las calles, los mercados y muchos de los negocios son para ellos, para los locales, y eso fue lo que nos gustó. Y, por supuesto, las sonrisas. La gente sonríe cuando te ve y los niños te miran sorprendidos.

El relax de los días de descanso, cuando nos “permitimos” en nuestro presupuesto un buen cappuccino o un shake de fruta fresca, fueron una delicia, y las cenas en los puestos de comida del puerto fueron siempre un disfrute, sobre todo cuando aprendimos que ellos no se estresan, y que da igual que tengan 5 clientes que 30, te sirven tu cena con tranquilidad, y si tardan media hora mejor te lo tomas con calma y disfrutas mirando como cocinan o trabajan.

También disfrutamos de pasear por los mercados, que montan cada día de la semana en diferentes lugares de la ciudad, y donde venden de todo.

Y alguna noche nos encontramos cosas curiosas, como una boda en la que la novia iba con traje blanco, pero corto, y con zapatillas converse.

ByR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s