Colores, sabores, olores…

5 de Enero de 2014

Todavía no nos sentimos turistas en Kuala Lumpur, y es que en los tres días que llevamos aquí, aún no hemos visitado nada de lo que aparece, allí donde busques, como imprescindible de la ciudad.

Llevamos un fin de semana de “locales”; yendo a los sitios donde van los que viven aquí, comiendo donde ellos comen y pasando el rato con ellos. En tres días hemos aprendido muchas más cosas que dedicando ese tiempo a leer y mirar por internet.

Es interesante escuchar y observar como viven, y ver que somos tan parecidos a ellos como lo podemos ser con los que viven en el barrio de al lado de nuestra propia ciudad. Estamos disfrutando de ricas comidas y charlas agradables sobre viajes y experiencias; ya habrá tiempo de visitar la ciudad más adelante.

Nuestra querida Adida nos está enseñando su mundo y nos está encantando. Y como no podía faltar, nos ha llevado a un mercado, de esos que tanto nos gustan. Y es el más grande que hemos visto hasta ahora.

Viendo estos mercados, comprendes porqué apenas hay supermercados en los barrios; la gente compra aquí lo que necesita. Y los que trabajan el campo o con animales venden sus productos día a día.

Paseamos por los puestos mirándolo todo. Adida disfruta contándonos lo que es cada verdura, cada fruta, cómo utilizan las diferentes partes de una vaca o cómo cocinan las diferentes especies de pescado.

Algunas de las cosas que vemos nos resultan un poco desagradables por extrañas o novedosas, y otras son divertidas por la imagen que generan, como ver cómo trabajan las entrañas de una vaca o ver la cabeza de la misma expuesta en el mostrador.

Pero el aprendizaje que nos llevamos de esas horas “sufriendo” olores o viendo cosas curiosas vale tanto que no importa tener que soportarlo.

En Malasia la comida es lo más importante. Comer es una actividad social que reúne a la gente y con la que disfruta todo el mundo, por eso ir al mercado también implica un día agradable.

Nos miran sorprendidos, pero les divierte ver nuestras caras de niños curiosos preguntándolo todo, o queriendo probar cada una de las frutas exóticas que venden y que no conocemos. Nos llevamos la sensación de desear que no existiera Mercadona para que en España siguieran funcionando los mercados como lo hacen aquí.

ByR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s