Luang Prabang, una ciudad que enamora

11 al 17 de Marzo de 2014

¿Llegaremos hoy a Luang Namtha? Con la mejor de nuestras sonrisas, nos plantamos en la carretera que iba a nuestro destino. A cada coche que pasaba le hacíamos señas para que parara, pero ninguno lo hacía. Después de casi una hora, hicimos un cartel con un trozo de cartón para poner el nombre de dónde íbamos. Pero no hubo manera. Dos horas después de torrarnos bajo el sol, desistimos y nos fuimos a la estación de autobuses. ¿Estaremos haciendo algo mal? Con ánimo decaído, fuimos a preguntar el próximo bus a Luang Namtha, y cuando la respuesta fue: mañana, aún nos desanimamos más. Cansados de esperar al sol, decidimos buscar un sitio donde dormir para posponer la decisión de qué hacer al día siguiente. Acabamos en el hostal más cutre hasta ahora del viaje, donde las paredes eran casi de cartón, y nuestros vecinos de habitación apenas nos dejaron dormir del escándalo que armaron.

Al levantarnos al día siguiente, tomamos la decisión de cambiar un poco el rumbo: iríamos directos hacia el sur. Preferíamos estar en Laos más tranquilos, visitando menos sitios pero con un ritmo más laosiano. Así que con fuerzas renovadas, nos fuimos a la carretera con dirección a Luang Prabang, a probar suerte de nuevo con el autostop. De nuevo con la mejor de nuestras sonrisas, esperamos casi dos horas sin que nadie parara ni a preguntarnos. Que fastidio. Y encima el primer bus ya había salido y tendríamos que esperar hasta las 12 del mediodía para el siguiente. Cuando nos disponíamos a coger las mochilas para ir a la estación, tuvimos suerte por primera vez en nuestro periplo autostopista: el autobús que salía a las 9 de la estación fue a pasar por nuestro lado y al ver nuestro cartel, se paró a recogernos. Al menos no teníamos que esperar hasta las 12. Subimos en un bus en el que no había otro turista, y las miradas de los locales fueron curiosas.

El viaje se hizo eterno, con una carretera llena de curvas y baches, y para hacer un par de cientos de kilómetros tardamos casi todo el día.

Llegamos a Luang Prabang a media tarde, y conseguimos negociar el precio de un tuk tuk para ir al centro. Tal cual pusimos nuestros pies en las calles de la ciudad, supimos que nos iba a encantar. Luang Prabang, ciudad patrimonio de la humanidad. No es grande, ni tampoco está muy poblada, pero está llena de templos y casas con encanto.

Encontramos un hostal barato y agradable, y después de acomodarnos, nos fuimos a pasear. Había un mercado enorme en la calle principal y puestos de comida por todas partes en los que te daban un plato, y por lo equivalente a un euro, podías llenarlo hasta los topes, tipo buffet.

Durante los cinco días que pasamos en la ciudad, descansamos mucho, nos pusimos al día con el blog (o lo intentamos) y disfrutamos de la compañía de nuestras nuevas amigas: Ana, de Polonia, Ibonne, de Holanda, y Alba, la chica de Burgos que conocimos en el bus de Sapa a Laos. Todas habían cruzado con nosotros la frontera, y aunque nos habíamos separado en el primer pueblo en Laos, nos volvimos a encontrar.

Uno de los días alquilamos una moto y nos fuimos junto a Ana y Alba a una cascada en las afueras, con la mala pata de elegir el día nublado y no nos entraron ganas de bañarnos. En la zona había un centro de protección de osos salvados de la caza furtiva, y pasamos el día vagueando por allí.

El día que nos íbamos de la ciudad hacia nuestro siguiente destino, lo hicimos con la convicción de que volveremos algún día, y volveremos a pasear por la ribera del rio, viendo a monjes con sus túnicas naranjas pasear por la calle con los paraguas para protegerse del sol, o viendo a los lugareños hacer sus faenas con una tranquilidad laosiana. Luang Prabang es una ciudad que enamora.

ByR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s