Pakse, The Bolaven Plateau y Champasak

1 al 6 de Abril de 2014

Nos dirigimos hacia una de nuestras últimas paradas por Laos. Como ya pudimos comprobar yendo hacia Takhek, en este país no tienen complejos, y si en el bus tienen que cargar cuantas cosas necesitan, lo hacen sin dudar ni un segundo. Tras cargar cientos de cajas de cartón y una MOTO en el techo, salimos puntuales con destino a Pakse.

Rodeada por los ríos Se Don y Mekong, Pakse ofrece al viajero un respiro antes de empezar a descubrir todos los lugares que rodean a esta agradable ciudad ribereña. Durante los primeros días que estuvimos por la ciudad, paseamos sin rumbo fijo, contemplando la vida diaria de los locales, como gastaban su tiempo jugando al bádminton, refrescando las calles o simplemente haciendo la colada. En uno de esos paseos visitamos un templo budista, donde los monjes trabajaban aprovechando los últimos rayos del sol.

Tras descansar un par de días en el hotel, nos decidimos a alquilar una moto y hacer una vuelta de unos 350 km alrededor de Pakse, visitando varias cascadas, The Bolaven Plateau y olfateando como es la vida rural de Laos. El primer día salimos temprano de Pakse con la intención de pasar la mañana en una de las cascadas más famosas de la zona, Tad Lo. Al llegar nos encontramos con varios niños jugando en el agua, deslizándose por los rápidos del río con un neumático o simplemente enjabonándose para estar limpios. Al llegar, fuimos el centro de atención, lo cual fue divertido al principio pero conforme pasaba el rato y ellos se daban cuenta de que no teníamos nada material que darles, empezaron a cambiar de actitud, mirándonos con mala cara y a no dejarnos tranquilos. Por fin se hizo la hora de comer, desaparecieron todos y solo quedamos nosotros dos. Hacía mucho calor y el baño nos dio energías para volver de nuevo a la ruta.

Tras la visita de esta cascada, el objetivo era llegar a Sekong, uno de los pueblos parada en la vuelta circular. Llegamos sin problemas, buscamos alojamiento, y tras negociar el precio con todos los albergues del pueblo, nos quedamos en el más barato.

Al día siguiente nos levantamos prontito, pues sabíamos que parte de la carretera que unía Sekong con Paksong estaba en malas condiciones, y por el trayecto había muchas cascadas que ver. Conforme nos adentrábamos a las montañas se iba poniendo más oscuro el cielo, hasta tal punto que empezó a llover. Paramos en una de las casitas típicas que hay a orilla de carretera y nos resguardamos de la lluvia.

Cuando dejó de llover volvimos a la carretera y pronto se nos acabó lo bueno. Camiones y tractores en los laterales anunciaban el fin del asfalto, y con ello el principio de lo que iba a ser un constante subir y bajar de la moto para no acabar los dos en el suelo. Al llover, la pista de tierra se había convertido en una prueba de obstáculos, donde el barro era el principal protagonista. Berta hizo parte del trozo andando, y yo como pude, seguí con la moto en marcha hasta que la pista mejoró.

Tras volver a carreteras normales, seguimos nuestro camino en busca de esas cascadas que aparecían en el mapa. No sabemos muy bien que hicimos mal pero tan solo vimos una de las cuatro o cinco que aparecían en nuestro mapa. A cambio, nos perdimos por caminos divertidos, pistas de tierra que nos llevaron a poblados escondidos y donde los niños nos hacían la ola al ver nuestra moto pasar por los alrededores de sus casas.

A media tarde llegamos a Paksong con luz suficiente para disfrutar de un atardecer de mil colores, con motos antiguas que le daban un encanto especial al lugar, o con gente local haciendo sus apuestas para ver quien ganaba a la petanca. Con estos colores nos fuimos a la cama a la espera de lo que sería nuestra última jornada por los alrededores del Bolaven Plateau.

Nos levantamos pronto con la intención de refrescarnos en una de las cascadas y tomarnos un café, pues la zona es típica por ello. Al parar en el primer salto de agua y ver que nos querían cobrar, decidimos pasar de largo, olvidarnos del agua e ir directos a por nuestra taza de café.

Tras debatir durante un par de minutos, cambiamos nuestro itinerario y nos fuimos hacia Champasak, pequeño pueblo a orillas del Mekong. Aquí se encuentra uno de los templos más importantes de Laos, el Wat Phu. Para no llegar hasta Pakse, decidimos coger una carretera que iba junto al río, pero en el lado opuesto donde se encontraba el pueblo. Tras llegar a una aldea, metimos la moto en una especie de catamarán casero y con muchos nervios empezamos a cruzar el Mekong. La verdad es que nadie se puede imaginar cuán grande es el río hasta que no está dentro de él. Lo que parecía cerca se convirtió en unos 20 minutos de travesía para llegar a la otra orilla. Con una barca que apenas se tenía a flote y una especie de palet de madera uniendo ambas lanchas, nos dejamos llevar por la corriente hasta llegar a Champasak. Con nuevas sensaciones nos fuimos camino al templo a culminar nuestro loop.

Al llegar al templo nos quedamos con la boca abierta, pues las vistas desde este lugar son fabulosas. El Wat Phu domina desde lo alto de la montaña el valle del Mekong.

Primero visitamos la parte inferior, la cual está compuesta por dos palacios. Nos encantamos haciendo miles de fotos a las figuras y al escenario medio derruido que le daba un toque especial. Tras agotar la tarjeta de la cámara nos encaminamos hacia las escaleras que dan acceso a la parte superior del templo.

Después de sufrir los miles de escalones nos quedamos maravillados al descubrir un elefante tallado en la roca, un cocodrilo en negativo y hasta la impresionante huella de buda.

Fue una visita no planeada, la cual disfrutamos como pocas; y es que como bien es sabido, hay veces que el mejor plan es no tener plan.

Mapa del recorrido:

 RyB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s