Chiang Mai con buenos amigos

2 al 5 de Agosto de 2014 // 12 al 26 de Agosto de 2014

Nos vamos de Bali con la sensación de empezar una nueva parte del viaje. Coger un avión, cambiar de país, saber que hay amigos que te están esperando… Tan solo falta un mes para que nos vayamos a Nueva Zelanda y nuestros amigos han decidido venir a visitarnos y pasar sus vacaciones por Tailandia.

Para nosotros esta es la tercera vez que pisamos tierra thai. Una vez visitado el sur y centro decidimos ir hacia el norte, a descubrir la zona más montañosa y pintoresca del país. Los dos primeros días de estas “minivacaciones” en el viaje hicimos las visitas obligatorias alrededor de Bangkok, sintiéndonos un poco guías por una ciudad que empezamos a conocer bastante bien. Visitamos el Palacio Real, los alrededores de China Town; fuimos al MBK a comprar gangas y falsificaciones y complementamos el shopping con el paseo por Chatuchak Market, el cual nos llevó todo el día (y sólo vimos la mitad del mercado…).

Tailandia se ha convertido en nuestra segunda casa. Al estar en el centro del Sur Este Asiático hace que pases muchas veces por ella y eso se nota a la hora de viajar. Con los billetes comprados con dos meses de antelación, cogemos el tren desde Bangkok camino a Chiang Mai. Literas con ventilador nos esperan con ¿mantas? para llegar hasta el norte del país. 700km que recorreremos en unas 15 horas…

Chiang Mai es la segunda ciudad más grande de Tailandia. A pesar de ello no es que tenga muchas atracciones que visitar en el casco urbano. Sólo sus templos abarcan toda la atención, a cada esquina hay uno esperando a ser fotografiado. Es famosa por sus alrededores, y por la vida tranquila que la gente lleva en la ciudad. Muchos extranjeros deciden pasar bastantes meses en ella, o incluso asentarse en ella y vivir.

Los domingos se monta uno de los mercados más grande de la zona. Los artesanos salen a la calle con sus productos, miles de turistas abarrotan los puestitos y solo algunos compran, los demás miran. Nosotros nos dedicamos a lo de siempre: callejear, ver la vida como pasa en la gran ciudad, admirar a músicos invidentes que amenizan nuestros pasos por el mercado… y comer, comer y comer.

Las atracciones turísticas de Chiang Mai se dirigen más a actividades multi-aventura, tirolinas, excursiones por la selva… El caso es que todo esto suena muy bien pero al final pasa lo de siempre: es caro y no es tan espectacular como las expectativas que uno se crea a si mismo. Pascual, Julio, Mario y Diego se alquilaron unas motos y se fueron a hacer su propia excursión. Visitaron un par de cascadas, unos templos y disfrutaron de las curvas de la carretera. Nosotros dedicamos alguno de los días a relajarnos y seguir trabajando en nuestros “quehaceres cibernéticos”.

Chiang Mai, esa ciudad de la que tanto se habla. Ese lugar del norte de Tailandia tan visitado. Mercados, bazares, templos, actividades al aire libre, Muay Thai… todo cabe en esta ciudad. A nuestros amigos les gusta, y quieren hacerlo TODO. Nosotros, después de tantos meses por la ruta, preferimos ir más despacio, a otro ritmo, y sólo nos apuntamos a algunas de las actividades.

Después de visitar Chiang Mai, el poco tiempo disponible en su calendario nos llevó a elegir sólo una visita más, la de Pai, pueblo calificado de hippie por aquí. Tras unos días por allí, los “chicos” nos fuimos al sur del país, a ver el otro atractivo de Tailandia: las playas. Mientras disfrutábamos de los atractivos de la isla de Koh Phangan, Berta estuvo de relax en Pai y Chiang Mai, disfrutando de la soledad y de “librarse por unos días de mi”.

Cuando las vacaciones de nuestros amigos se terminaron, y pusieron rumbo a casa de nuevo, yo volví a Chiang Mai a reunirme con Berta, y pasar unos días tranquilos escribiendo y con la intención de desempolvar el material de escalada y trepar por la roca casi cuatro meses después.

Nuestra idea inicial del viaje era terminarlo pasando dos meses por el norte de Tailandia, escalando mucho y visitando rincones por pueblos y aldeas. El resultado final del viaje no se parece mucho a los planes iniciales, y hemos tenido que dejar la idea de los dos meses por el norte para otra ocasión. Dedicamos la segunda mitad de este mes para seguir preparando las cosas para Nueva Zelanda, volver a Bangkok, cerrar petates, hacer las últimas compras de cosas que necesitaremos por el país de los kiwis, pero que aquí están más baratas, y finalmente poner rumbo hacia el sur, hacia Malasia y Singapur para desde allí volar a Nueva Zelanda. ¡Una nueva aventura comienza!

RyB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s