Viaje-aniversario. 1 Año dando una vuelta por el mundo.

Y sin casi darnos cuenta llegamos al día de hoy. Quién nos lo iba a decir… ¡Un año! Quién nos iba a decir el día 3 de Diciembre de 2013 que el día 3 de Diciembre de 2014 íbamos a estar en Nueva Zelanda, después de recorrer siete países por Asia, y que encima justo iba a ser el día que empezaríamos a trabajar. ¡Cómo cambian las cosas!

En el aeropuerto de Madrid esperando a volar hacia la aventura!

Cuando salimos de casa con estas caras, no sabíamos lo que nos esperaba. Llevábamos en mente estar unos 6 meses, pensando en volver cuando el dinero empezara a escasear. No compramos billetes de vuelta y planificamos muy poco el viaje. La cosa fue modificándose durante el camino y cuando llevábamos 5 meses, y después de pasar por Tailandia, Malasia, Singapur, Vietnam y Laos, decidimos volver a Bangkok para intentar aplicar para la Working Holiday Visa de Nueva Zelanda. Renovamos nuestros pasaportes en la embajada, llegaron a tiempo para el día de la aplicación, fuimos los más rápidos del oeste en rellenar todo lo que nos pedían, y conseguimos el visado! La idea del viaje cambió radicalmente, y tras ese mes en el centro de Tailandia, volvimos a la ruta con la mitad de nuestra mente en las antípodas y en cómo sería vivir un año allí. Visitamos Camboya y pasamos dos meses en Indonesia que nos encantaron, y para acabar el viaje, volvimos a Tailandia por tercera vez para visitar el norte y hacer de guías de nuestros amigos, que vinieron a vernos, a conocer un pedacito de Asia, y a traernos dos petates enormes con todo lo necesario para disfrutar de Nueva Zelanda: crampones, piolets, ropa de invierno, saco…

Listos para ir desde Bangkok a Singapur en tren y de allí volar a NZ cargados como mulas!

Hoy estamos de viaje-aniversario, y encima de celebración. Cualquiera que nos oiga pensará, ¿quién se alegra por empezar a trabajar, y encima en el campo? Pero para nosotros es un gran alivio. Llevamos un año dando tumbos por el mundo, y nuestros ahorros empezaban a flaquear. Gastamos algo más de dinero de lo previsto en unir a La Huevona a nuestro equipo, y el trabajo ha costado en salir casi un mes, así que empezábamos a andar con el agua al cuello (solo un poquito, aún podríamos haber aguantado un tiempo).

Sabemos que durante el último mes, el blog ha estado algo muerto. Pedimos perdón a nuestros seguidores (tranquila mama, que ya vamos a escribir más, jajaja). Pero a partir de ahora vamos a dejar de ser nómadas durante unas semanas, así que volveremos a darle vida y contar lo que ha sido de nosotros últimamente. Nos hemos establecido en Clive, un pueblecito al lado de Hastings, donde está la empresa donde vamos a trabajar, y desde aquí esperamos poder escribir mucho, si el cansancio de 9 horas de trabajo al día nos deja.

Hemos pasado un año mejor de lo que nunca hubiéramos pensado. Durante este tiempo hemos aprendido mucho (y también desaprendido). Hemos conocido gente genial, hemos probado diferentes maneras de viajar. Hemos aprendido a gastar menos, a buscar otras maneras de vivir, a cuestionarnos muchos de nuestros prejuicios, a buscar desafíos para hacer el día a día más interesante aún si cabe. Vivir viajando y viajar viviendo.

Hemos aprendido sobre otras culturas metiéndonos de lleno en sus vidas. Blue Mosque en Shah Alam, Malasia.

Mujeres Hmong en Sapa. Vietnam

Escuela rural en Wonosobo, Indonesia

Hemos aprendido que se necesita muy poco para vivir, y aunque es algo que se dice mucho por parte de los viajeros, hasta que no viajas no eres realmente consciente de ello. Además, cuando tienes que cargar todo a la espalda, cada vez te quieres deshacer de más cosas.

Ahora tenemos claro que no queremos una vida convencional, de esa que la sociedad espera de ti. A mucha gente le gusta, pero a nosotros no nos aporta lo que buscamos. Todavía no hemos encontrado cómo queremos que sea nuestra vida, pero seguimos buscando nuestro camino.

Con La Burrita recorrimos Vietnam

Kawa Ijen, volcán en Java, Indonesia

Cada vez le tenemos más tirria al uso del dinero en la sociedad, y nos gusta la idea de hacer cosas sin dinero de por medio (housesitting, trabajar por alojamiento y comida, woofing). Pero aún así no renegamos al 100% de él, y si entramos en una tienda de material de montaña deseamos ser ricos para comprarlo TODO. Así que tenemos que encontrar también la manera de gestionar esos sentimientos contradictorios que a veces tenemos.

¡Qué rica está la comida por estos países!

Y por otra parte hemos llegado a la conclusión de que nos encanta escribir el blog y contar nuestras historias. Todavía nos lee escasamente nuestra familia y amigos, pero de vez en cuando nos llegan comentarios o mensajes de gente anónima para nosotros que nos suben la moral y nos animan a seguir escribiendo. Aún así requiere mucha faena y hemos decidido no sentirnos mal si nos pasamos unos días sin poner nada; al fin y al cabo es algo que hacemos para disfrutar.

Estamos encontrando maneras diferentes de financiarnos, y a veces tenemos ideas que nos encantan y que pensamos en llevarlas a la práctica. Pero el miedo al fracaso nos frena mucho, y cuesta salir de la zona de confort del “mejor no lo intento no vaya a ser que salga mal”. Además, nuestra cámara cada vez nos da mejores fotos porque cada vez sabemos usarla mejor, cosa que nos encanta.

Pasamos un día con una familia Hmong en Sapa, Vietnam

Y la nena se enamoró de Rober

Una de las cosas que más me gustaría ahora sería encontrarme algún día a la que fue mi profesora de inglés en el colegio. El último día de clase antes de la selectividad, mi tutor se acercó a decirme que tenía que darle las gracias a mi profesora de inglés porque me había aprobado la asignatura para poder ir a hacer el selectivo. Era mi oveja negra, la única asignatura que tuve atrancada durante todo el colegio, se me daba mal. Ahora puedo mantener una conversación con kiwis, de esos que a la primera no hay quien les entienda. Estoy orgullosa de mi en ese sentido, nunca pensé que llegaría a poder hablar así. No tengo un inglés académico, y seguro que muchos que me oigan se dan cuenta de que digo cosas mal, pero me entienden y les entiendo, y es algo que hace unos años no pensaba que podría hacer.

Creo que durante este año hemos cambiado mucho. Vivimos cada día de manera intensa, nos emocionamos, nos divertimos, nos aburrimos a ratos, nos desesperamos… Pero viendo las fotos, creo que Rober a cambiado más de aspecto que yo 🙂

Esa barba ha causado furor por Asia

Muchos nos preguntan sobre el dinero, y aunque no vamos a dar nuestras cuentas detalladas aquí (no porque no las sepamos, está todo bien detallado en un Excel maravilloso que rellenamos cada día hasta con el más mínimo gasto), sólo deciros cuatro cosas, que son totalmente reales, para que todo el mundo sepa que, poderse, se puede.

Conforme vas viajando, vas aprendiendo trucos, vas aprendiendo diferentes maneras de hace que el dinero dure más, o incluso no gastar. Couchsurfing, autostop, comer en puestos donde comen los locales…

Pasar un mes por la isla de Java, en Indonesia, nos costó 357,66€ entre los dos, porque la cruzamos entera en autostop y nos alojamos muchas noches con gente de couchsurfing. No hemos pagado nunca más de 10€ la noche (excepto un noche en Singapur, que fueron 25€, menos mal que de las tres noches en el país, dos fueron en casa de un chico francés), siempre en habitaciones dobles sólo para nosotros. La media ha sido unos 600€ al mes para dos personas… ¿Quién gasta eso para vivir en España, contando TODO?

Autostop en Tailandia, que fácil es!

Y desde que nos trasladamos a Nueva Zelanda, seguimos aplicando trucos y diferentes opciones para seguir alargando nuestro dinero. Ahora vamos a trabajar, pero ese dinero tiene que durar mucho, así que esperamos poder invertirlo en nuevas experiencias por este país, que por ahora nos tiene enamorados. Llevamos tres meses aquí, y esto no ha hecho más que empezar!

¿Sería una señal cuando vimos este cartel en Laos?

Qué bien vivimos en La Huevona! Es nuestra mejor compañera en NZ

ByR

Anuncios

2 comentarios en “Viaje-aniversario. 1 Año dando una vuelta por el mundo.

  1. Felicitaciones chicos !!! Un año de viaje.. Wow ! 😀 Nosotros vendríamos a ser de esos “anónimos que les suben la moral”, así que espero que así sea! Me encantó leerlos, así que ya los sigo. Nosotros apenas llevamos 4 meses viajando, y de manera “segura” (estamos en una especie de “Erasmus”, pero viajando a pleno en todo rato libre que nos queda), y entendemos esa sensación de cada vez querer más… Todavía no volvimos y ya estamos pensando en qué vamos a hacer cuando volvamos !!!
    Mucha suerte en este nuevo año que arranca, y muchísima suerte en el nuevo trabajo! Que les sean leves las 9 horas en el campo y aprovechen a disfrutar ! Salute

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s