Intento de recorrer la costa oeste de la Isla Norte

14 al 16 de Noviembre de 2014

Dejamos New Plymonth con la esperanza de dejar atrás la lluvia y el desánimo que teníamos encima. No nos morimos de ganas de trabajar, todo hay que decirlo, pero somos conscientes de que es la siguiente etapa que nos toca pasar, y ver que tarda tanto en llegar nos desespera.

Ante nosotros, un horizonte que nos anima: la costa oeste de la isla tiene fama de ser muy bonita, llena de rincones para perderse, de playas para desconectar, de olas, de bosques… Hemos decidido concedernos unos días de tranquilidad, de desconectar y disfrutar un poco, porque sabemos que si seguimos en ese plan pesimista , vamos a querer enviar el viaje por Nueva Zelanda a la porra.

En este país, es muy fácil encontrar carreteras perdidas, sin apenas tráfico. Ya los comprobamos en la Forgotten Worl Highway y en la Surf Highway. Desde New Plymonth tienes la posibilidad de ir hacia el norte por toda la carretera número 3, que hace un trozo por la costa, y luego se mete en el interior. O también puedes elegir ir por la SH3, que sigue más cercana a la costa cuando la número 3 se aleja de ella. Es una carretera solitaria, serpenteante y por en medio de bosques y praderas llenas de vacas y ovejas; algo muy de este país.

Three Sisters

Antes de adentrarnos en los bosques, la costa nos regaló la imagen de los White Cliffs, con las Three Sisters al fondo. Si hubiéramos llegado con las mareas a nuestro favor, podríamos haber andado hasta ellas por la playa, pero no tuvimos suerte y admiramos el acantilado desde la lejanía. Después de este vistazo a la costa, nos adentramos en los bosques.

Con la tranquilidad de una carretera solitaria, mirando por la ventana de la furgo, nuestra mente se trasladó por momento a esos largos trayectos en autobús por alguno de los países del Sudeste Asiático, pero con la diferencia de que podíamos parar cuando quisiéramos a hacer fotos o a salvar a un pobre erizo asustado en mitad del asfalto.

Sabíamos que había cosas para ver por el camino, así que fuimos haciendo paradas allí donde había algo que nos apeteciera. Pueblecitos donde parece que el tiempo se detiene, una cascada, unas cuevas, bosques tupidos, vacas que te miran con curiosidad cuando pasas por su lado, ovejas que ni se inmutan cuando te acercas… Un día tranquilo con el cielo encapotado y con una buena dosis de relax para subir nuestros ánimos.

Marokopa

Incluso nos dio para hacer un paseo de una hora en el que nos encontramos con un arco de piedra natural en mitad del bosque. Lo que hace miles de años fue una cueva por donde pasaba el río, ahora era un gigantesco arco donde el sonido del río hace eco en las paredes. Además, doblemente precioso cuando no hay nadie a tu alrededor y paseas solo escuchando el sonido del bosque.

Y al salir de la cueva, nos sentimos un poco exploradores cuando leímos en la guía que por los alrededores habían fósiles milenarios de ostras gigantes. Fueron difíciles de descubrir, pero finalmente descubrimos lo que era, y nos quedamos un poquito decepcionados.

Arco de piedra natural

Aquí están los fósiles

Ostra gigante fosilizada

 El día había sido tranquilo, estábamos más animados y un poco más optimistas, y encontramos un lugar para dormir tranquilos en un pueblo llamado Te Kuiti. Pero aún nos esperaba una sorpresa antes de terminar el día: por la tarde-noche recibimos un sms de un chico con el que habíamos contactado por facebook, diciéndonos que nos ofrecía un trabajo en Tauranga para después del fin de semana. A la porra nuestros días de relax y de ver la costa oeste. No fuimos capaces de decirle que no nos interesaba, y cambiamos nuestro itinerario. El trabajo no parecía ninguna maravilla, pero la “desesperación” nos pudo. Nos entró la duda cuando nos dijo que era para “recoger flores” y que nos pagaban 7$ por kilo. La duda de cuanto se puede tardar en recoger un kilo de flores nos frenó durante un rato, pero al final no supimos decir que no.

En dos días teníamos que estar de nuevo en Bay of Plenty. Dormimos esa noche tranquilos, y al día siguiente pusimos rumbo hacia el norte. El día acompañó de nuevo a nuestro estado de ánimo: lloviendo casi todo el rato.

La Huevona nunca va en la cola de un camión; ella hace la cola

Por suerte pudimos arreglar el fin de semana: ese día dormimos en un lugar muy agradable cerca de la ciudad de Cambridge, con un atardecer de colores naranjas de cara al río. Y al día siguiente decidimos acercarnos a una zona muy famosa de escalada cerca de Cambrigde a pasar el día. Pensando que si empezábamos a trabajar pasaríamos tiempo sin tener la oportunidad de escalar, pasar el domingo allí sería una buena manera de empezar a trabajar animados.

Parecía que podíamos empezar con buen pie la semana, después de un día de escalada, pero al llegar al sitio donde íbamos a dormir para coger fuerzas para empezar a trabajar, recibimos otro sms: al día siguiente iba a llover y no podíamos trabajar. Mal empezamos…

Y mal terminamos nuestra experiencia de “trabajo” en Tauranga. El lunes, después de pasar el día en la biblioteca viendo caer un buen chaparrón y esperando el mensaje para ver dónde teníamos que ir a trabajar al día siguiente, recibimos un mensaje que nos gustó muy poco: habían decidido no contratarnos, no teníamos trabajo.

Habíamos cambiado nuestros planes, nos habíamos quedado sin ver la costa oeste, y volvíamos al principio: sin saber qué hacer y sin trabajo. Vuelta al desánimo. Para que luego nos diga la gente que le damos envidia por el viaje que nos estamos pegando. Por suerte sacamos un as de la manga y fuimos a pasar un par de días a Auckland a visitar a Moana y sus perros (y recoger un paquete que había llegado con juguetes para la cámara de fotos). Al menos con ella comimos bien, nos relajamos e intentamos subir nuestros ánimos. Llevábamos casi un mes buscando trabajo, pero somos optimistas, y aunque nos costó, intentamos seguir sonriendo. Al fin y al cabo, las cosas siempre pueden mejorar.

ByR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s