Nueva etapa viajera: trabajando en Hawke’s Bay

3 de Diciembre de 2014 al 29 de Enero de 2015

Tras un año de viaje, el trabajo llegó. Nuestra cuenta bancaria nos pedía a gritos un poco de ingreso en lugar de tanto gasto, y realmente era una etapa que teníamos ganas de empezar. Habíamos llegado a Nueva Zelanda con el deseo de ahorrar dinero para futuros proyectos y destinos, y había llegado el momento de ver si éramos capaces de generar una buena cifra. Tras las vueltas por la isla, no dedicándole a la búsqueda nuestras energías más positivas, unas cervezas gratuitas en un club de pesca gracias a couchsurfing nos habían llevado a la Hawke’s Bay, donde pusimos pie en una orchard familiar con buen aspecto: empezaba nuestra experiencia en el campo en las antípodas.

¡Primer día de trabajo y que contentos estamos!

Cuando empezamos a indagar sobre las posibilidades de trabajo en este país, llegamos a la conclusión de que, por lo menos una parte del tiempo que podíamos trabajar (seis meses dentro del año), sería en la horticultura por varias razones:

  • Al parecer es donde más posibilidades de hacer horas tienes en general. En cualquier trabajo de restauración o relacionado con el turismo, se rondan entre 6 y 8 horas al día, 5 ó 6 días a la semana. Al poder trabajar sólo la mitad del año que estamos aquí, para poder ahorrar dinero queríamos hacer el máximo de horas posibles.
  • Aunque no sabemos cuáles serán nuestros planes al final del año aquí, existe la posibilidad de que si trabajas durante tres meses en este sector, puedas extender el visado otros tres meses para trabajar un total de 9 meses en 15 meses de estadía en el país. No sabemos si lo haremos, pero no queríamos perder la opción de tener esa oportunidad.

Sabíamos que no sería el trabajo más fácil de nuestra vida, pero nos lo propusimos como un reto: a ver cuánto tiempo aguantamos. ¡Otro #desafíoNZ!

Cuando el día llegó, después de rellenar todos los papeles y hacer las cosas legales, la jefa de personal nos explicó las cuestiones de seguridad y las normas en la orchard, y nos llevó al campo, donde el resto de gente estaba trabajando desde hacía un rato: “El trabajo que estamos haciendo ahora es ‘apple thinning’. ¿Veis cuantas manzanas pequeñitas crecen en cada rama? Pues tenéis que quitar las sobrantes y dejar una o dos por racimo para que puedan crecer con espacio y hacerse suficientemente grandes. La técnica es esta y debéis llevar cuidado al quitarlas para que no caigan por en medio y golpeen las demás manzanas.” Con estas breves instrucciones, el día 3 de Diciembre de 2014 empezaba nuestro periplo en el campo.

Así quedaba el racimo de manzanas después de haber quitado las que sobraban

El primer día fue tranquilo, con un Samoano bastante joven que nos supervisaba, y compañeros de diferentes nacionalidades que nos preguntaban curiosos de dónde éramos y qué hacíamos aquí.

Al saber que empezaríamos a trabajar, habíamos mirado las diferentes opciones de alojamiento por los alrededores, y a través de una chica que había en un camping, llegamos a contactar con una mujer que tenía el garaje de su casa arreglado con varias habitaciones para alquilar a temporeros. Como las habitaciones las tenía completas, nos ofreció alojarnos en su jardín, usando los servicios del garaje, y durmiendo en la furgo a cambio de pagar la mitad: 80$ a la semana por los dos. Nos pareció un buen precio y decidimos instalarnos en Clive, pueblo al lado de la playa y a 20 minutos del trabajo.

Garaje dónde vivimos  en Clive durante 3 semanas

Todo iba sobre ruedas, y nuestra relación con las manzanitas fue haciéndose cada día más cercana. El segundo día de trabajo nos presentaron a nuestra gran amiga para los próximos meses: la escalera. Nos enseñaron cómo colocarla entre los árboles para llegar a la copa y cómo subir de la forma más segura. Aunque al principio nuestra amistad fue un poco fría, nuestros acercamientos se fueron haciendo más frecuentes y nuestros esfuerzos dieron sus frutos: a los pocos días subíamos hasta el último escalón “casi” sin problemas, utilizando las dos manos para trabajar, sin necesidad de estar cogidos al tronco ni a las ramas.

¡Desde lo más alto podíamos ver toda la orchard!

Todos los días teníamos un descanso de 15 minutos por la mañana y otro por la tarde, donde nos daban café o té y leche para todos y podíamos vernos las caras entre nosotros, para variar un poco de tantas horas viendo manzanas y hojitas. En esos descansos fuimos dándonos cuenta de la multiculturalidad que ya nos habían comentado los jefes. El grupo se dividía entre los trabajadores permanentes de la empresa: algún maorí y algún kiwi, un joven matrimonio de la India, una mujer del mismo país bastante más mayor, y un grupo de unos 8 Samoanos. Y por otro lado los temporeros: un grupo de más de 20 chicos de Vanuatu (país totalmente desconocido para nosotros), y los backpackers, casi todos alemanes, algún francés, una pareja de italianos, otra de checos y nosotros.

La escena habitual a la hora de la comida en un día de trabajo

Como empezamos a trabajar un miércoles, la primera semana se hizo corta. Ese viernes tuvimos la primera comida de empresa. Los viernes era día especial porque la mujer del dueño cocinaba para todos, nos reuníamos en la packhouse y al acabar había una pequeña charla contando cómo iban las cosas con la fruta. Ese primer viernes tuvimos la suerte de que la cocinera no había podido cocinar y nos compraron Fish and Chips; no estuvo mal como primera comida, estaba delicioso. Ese sábado nos dieron la opción de trabajar, e hicimos todas las horas posibles, para el domingo descansar. Nos sentíamos cómodos con el trabajo, principalmente porque nos dábamos cuenta de que esta empresa era buena y cuidaba a los trabajadores. Nuestros amigos estaban haciendo el mismo trabajo que nosotros pero en Gisborne y les pagaban por contract, es decir, tantos árboles haces, tanto cobras, y como consecuencia, más estrés…

Todos los viernes la empresa nos invitaba a comer en la packhouse

Al comienzo de la siguiente semana, a mi (Berta) me encomendaron otra misión: el ‘kiwi thinning’: algo parecido a lo que estábamos haciendo con las manzanas, pero con el kiwifruit. Quitar los kiwis feos, con formas extrañas o estropeados. Durante varios días no nos vimos en todas las horas de trabajo.

Kiwifruit deforme no apto para su venta en el supermercado

Parras de kiwifruit

A días llovía y en uno de ellos incluso nos mandaron a casa a mitad mañana porque la lluvia era intensa y no parecía que parara. A consecuencia de ello, ofrecieron la posibilidad de trabajar el domingo también, y no nos pudimos negar. Consecuencia: ningún día de descanso durante dos semanas seguidas y cansancio cada día mayor. Trabajábamos 9 horas cada día, y conforme iba pasando la semana, cada vez nos costaba más levantarnos por las mañanas, y cada vez llegábamos más cansados a casa por las tardes. Subir a la escalera varios cientos de veces al día nos dejaba exhaustos, y no hacíamos más que pensar en lo duro que debía de ser el picking que vendría después de Navidades.

Primer día de lluvia intensa y desde ese día decidimos comprar unos chubasqueros mejores

Tardes de siesta después de estar trabajando 15 días sin ninguno de descanso

Pero nos sentíamos “afortunados” porque sabíamos que la gran mayoría de gente que estaba trabajando en otras orchards haciendo lo mismo, cobraban por contract, y era mucho más estresante, sin apenas descanso. Incluso uno de los domingos que trabajamos (que al ser opcional éramos los únicos backpackers…), en el que durante todo el día llovió en plan tonto (lluvia de esa que parece que no es nada, pero que al cabo de unas horas estás calado hasta los huesos), los jefes nos enviaron a comer a la packhouse, y resultó que nos habían comprado ‘pie’ calentitas para todos 🙂

Thinning de manzanas. Izq: Árbol con el racimo entero; Der: Todas las manzanas sobrantes ya se han quitado del árbol

Thinning de manzanas

Después de dos semanas sin parar, a días mojados por una lluvia tonta, a días con un calor infernal; moviendo la escalera de aquí para allá y sorprendiéndonos cada día por la barbaridad de hectáreas que la empresa tenía de campos de manzanos, perales o kiwis; tomándonos varios cafés al día para estar despiertos y sentirnos con fuerzas… llegó el descanso de Navidades.

Recibimos la ‘caja de navidad’ en forma de bombones y chocolatinas

La empresa cerraba durante dos semanas. Nos invitaron a pastelitos en uno de los descansos, y nos regalaron a cada uno una caja de bombones. El thinning había terminado y ahora tocaba esperar a que la fruta creciera lo suficiente para ser recogida.

Pasamos las dos semanas de vacaciones en el centro de la isla, entre Rotorua con los amigos y Taupo, con la excursión en el Tongariro National Parck y la subida al Monte Ruapehu.

Butterfly Cottage, nuestra nueva casa para los tres meses siguientes

Y con energías cargadas de nuevo, el día 6 de Enero de 2015 volvimos a Hastings para comenzar la segunda etapa de nuestro trabajo en RJ Flowers. La empresa nos ofreció la opción de alojarnos en una casita en mitad de los campos de manzanos, y aunque nos costó mucho tomar la decisión por la diferencia de precio con lo que pagábamos en el garaje de Clive (80$ frente a 240$ a la semana), estar tan cerca del trabajo y tener la comodidad de una casa al final hizo que aceptáramos. Nos instalamos en el Butterfly Cottage para convivir con Mónica y Stefane, una pareja de checos. Por ahora íbamos a ser los únicos backpackers de la empresa; todos los demás habían marchado al terminar el thinning.

Todo el suelo lleno de manzanas que no pueden estar en el árbol

Kiwifruit; H. Green

La temporada de recogida de fruta tiene un comienzo variable: en función de muchos factores, la fruta está lista a lo largo del mes de enero. Este año, al parecer en toda Nueva Zelanda, la temporada va algo retrasada en general, con lo cual durante todo el mes de enero estuvimos esperando a que la fruta estuviera lista. Con ello, seguimos sintiéndonos afortunados, puesto que en lugar de enviarnos a casa y decirnos: “no hay trabajo hasta que no haya picking”, durante casi un mes los jefes se dedicaron a buscar cosas para hacer para que todos pudiéramos ir a trabajar todos los días.

Hicimos ‘kiwi thinnig’ varias veces y ‘disuckering’, que era quitar las ramas bordes de las plantas del kiwifruit para que la planta no dedicara esfuerzos en hacerlas crecer en lugar de hacer crecer los frutos. Volvimos a algunos de los sectores de manzanas a hacer más thinning porque en Noviembre había habido una tormenta con granizo y muchos frutos estaban dañados. También hicimos thinning en algunos perales. Todo muy variados, pero a ratos aburrido porque el tiempo no pasaba, y los días de 9 horas se nos hacían bastante largos.

Apple thinning en árboles emparrados

Disuckering

Y un día, sin que nadie nos dijera nada, nos encontramos con más actividad de lo normal en alguno de los bloques de la orchard. El camión estaba empezando a mover bins por alguno de los sectores de perales, y las carretillas iban de un lado a otro para dejar listo el siguiente paso: el temido picking llegaba y nuestras espaldas temían lo peor. ¿Aguantaremos?

ByR

Anuncios

2 comentarios en “Nueva etapa viajera: trabajando en Hawke’s Bay

  1. Holaaaaa, para trabajar. En nueva Zelanda necesitarias una visa de trabajo, cual fue la q sacasteis? Pirq la whv es adta 30 años, y yo tengo 32, sabes si hay otro tipos de visas o formss de trabajar ayi? Gracias!!!!!!!

    • Hola Roberto! Efectivamente, en Nueva Zelanda es necesario un visado especial para poder trabajar. La WHV sólo es hasta los 30 años, y es la que sacamos nosotros para trabajar durante un año. Si que hay más visas disponibles, aunque no sabemos los datos concretos para cada una de ellas. Están los Work Permits, en los que necesitas que una empresa te esponsorice, y también hay unas visas llamadas “seasonal” para trabajar en el campo, pero no sabemos más detalles.
      Esperamos que esta ayudita te sirva para poder buscar más información.
      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s