Subida al Muller Hut, mirador del Monte Cook

1 de mayo de 2015

Tras los paseos de ayer por el Hooker Valley y Tasman Glacier, no nos queríamos ir del parque nacional del Monte Cook sin hacer una de las excursiones estrellas del valle: subir al Monte Ollivier pasando por el Muller Hut.

La noche anterior la pasamos en el cobertizo del pueblecito cenando y preparando las cosas para el día siguiente. La verdad es que tener ese tipo de instalaciones se agradece, sobre todo cuando fuera hace frio y además necesitas algo de espacio para preparar todo el material. Cuando acabamos, pusimos rumbo hacia White Horse Campground para pasar la noche. Este camping es uno de los muchos que tiene el DOC repartidos por el país, y en él se puede pasar la noche por 10 $ por persona. La noche era estupenda y la luz de las estrellas nos ofrecieron vistas a la silueta del Monte Cook y Shefton. Pasamos un buen rato haciendo fotos y disfrutando del silencio de la noche, y cuando ya nos cansamos nos fuimos a dormir con el objetivo de empezar a andar al amanecer para poder tener todo el día por delante.

Monte Cook

Camping con el Monte Shefton

El despertador sonó a las 6:30 y en una hora ya estábamos en marcha. La subida no tiene ningún misterio, casi mil metros de desnivel por un camino muy bien marcado. Tanto es así, que los primeros 600 metros discurren por unas escaleras “infernales”. La ladera, al ser tan escarpada, no ofrece un camino obvio, y las posibilidades de progresar por un sendero normal son casi inexistentes. Por ello, lo único que te encuentras en las dos primeras horas de la excursión son escaleras y más escaleras.

Berta al inicio del sendero

Descansando de tanta escalera.

Kea, loro alpino neozelandés.

Algo bueno tiene que tener tanta escalera y es que, en poco tiempo, las vistas van cambiando continuamente y la perspectiva sobre el valle cada vez es más bonita. Llanuras extensas y amarillentas a nuestros pies sobre ríos serpenteantes, glaciares colgados, lagos a los pies de las montañas… La verdad es que a pesar de no ser un sendero muy bonito, las vistas son espectaculares.

Mount Cook village con su amplio valle

Llegando al collado

Glaciar Hooker y Mount Cook

Casi sin esperarlo, llegamos al collado donde la pendiente empieza a suavizar, y tras unos 20 minutos manteniendo altura, llegamos al Muller Hut. Una vez allí, nos quitamos las mochilas y empezamos a disfrutar del entorno que nos rodeaba. El silencio de la mañana se veía interrumpido por el crujido de los glaciares y la brisa que serpenteaba entre los pasillos del refugio nos hacía recordar que estábamos en territorio alpino.

Llegando al refugio

Empezamos a curiosear por dentro del refugio y nos encontramos a los guardas, un chico kiwi y una japonesa. Empezamos a preguntarles qué tal era su trabajo, si lo estaban disfrutando y como era la vida de guarda. A medida que íbamos charlando, nuestras caras se iban iluminando y nuestros sueños empezaban otra vez a recorrer cada rincón de nuestras cabezas … “¿te imaginas estar una semana de voluntario en un refugio como este, con estas vistas, y haciendo lo que más nos gusta, que es estar en la montaña…?”

Terraza del Muller Hut, quizá nuestra futura casa por una semana

Con estos pensamientos seguimos nuestra excursión hacia el Monte Ollivier, una montaña de 1933 metros a media hora del refugio. La subida, sin llegar a ser técnica, recorre la arista que se encuentra justo detrás del refugio. Al ser finales de otoño encontramos algo de nieve que no nos dio ningún problema para seguir avanzando. Cuando llegamos a la primera punta, nos quitamos las mochilas, comimos algo y mientras Berta disfrutaba de las vistas, yo seguí junto con otro chico hasta la cumbre principal que se encontraba a unos 10 minutos de donde estábamos. La vistas fueron fantásticas, montañas de 2000 y 3000 metros nos rodeaban; no acabábamos de creer que tuvieran esa altura y no 4000 o 5000 metros. Un día radiante, difícil de encontrar en esta zona del país, en un entorno mágico…

Dejamos atrás el Muller Hut

Recorriendo la cresta

Primera punta del Monte Ollivier

Rober y un chico en la cumbre. Monte Ollivier 1933m

Retrocedimos sobre nuestros pasos, bajamos al refugio, y desde allí, collado, ladera con piedras y de nuevo a las escaleras para llegar 8 horas más tarde al coche.

Subir al Muller Hut y al Monte Ollivier no es que sea  una de las actividades más alpinas que se pueda hacer en los alrededores del Monte Cook, pero sin lugar a duda es una excursión que se ha ganado la fama con méritos propios, pues puede que sea uno de los mejores miradores al padre de las montañas neozelandesas.

RyB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s