Nelson Lakes National Park

18 al 20 de Julio de 2015

Tras recorrer la West Coast con unos días de lluvia y otros con sol, el 18 de Julio nos levantamos bien temprano para disfrutar de la conducción por la Buller Gorge. El frío y el agua nos acompañaron durante casi todo el trayecto mientras nos dirigíamos hacia el interior de la isla sur, en concreto hacia Nelson Lakes National Park. Este parque nacional era una de las pocas zonas de la isla sur que nos faltaba por visitar a Berta y a mi y además, le añadimos el incentivo de volver a reunirnos con nuestros amigos Choco y Macarena, con los que pasamos muy buenos momentos en la isla norte.

Murchinson

Cuando nos acercamos a Murchinson, uno de los pueblos perdidos en mitad de la ruta, paramos a estirar las piernas e indagar en las casas, museos y calles de esta pequena aldeita. “Pueblo” para los kiwis (aunque solo hay unas cuantas casas), donde solo viven unas 450 personas y sin embargo en verano es un hervidero de gente apasionada por los deportes de aventura. La unión de cuatro ríos en un mismo punto y su geografía lo hacen un lugar ideal para practicar rafting, kayak en aguas blancas… Lástima que no tuviéramos el tiempo ni coincidiéramos con la buena época del año para probar algo diferente que no fuera la montaña…

Tras la parada seguimos ruta y nos fuimos al lago Rotoroa, uno de los dos lagos del parque nacional. Habíamos quedado aquí con nuestros amigos, y dado que llovía, nos metimos en la autocaravana maldiciendo con la lluvia que venía persiguiéndonos día si día no desde que empezamos a recorrer la costa oeste. Sin pensar antes de hablar (a veces me pasa eso…) dije aquello de: hace día de salir a correr; total, no nos vamos a enterar de que llueve. A la proposición le salió nuevos participantes y a modo de “pensat i fet” nos pusimos las mallas, chaleco, zapatillas y a correr. Mientras tanto, Berta y Alicia se quedaron en la furgo preparando la comida y esperando a nuestros amigos.

Preparados para salir a correr bajo la lluvia

Después de una hora, llegamos de nuevo y Choco y Macarena ya estaban allí preparados para hablar y hablar y contarnos todas las aventuras que habíamos vivido desde la ultima vez que nos vimos. Sacamos los ukuleles, dimos un pequeño concierto y echamos la tarde de tertulia y preparando la excursión del día siguiente.

Reencuentro después de varios meses

Anochece y las nubes se van

Amaneció con frío, pero por fin el sol nos dió la oportunidad de disfrutar de una excursión. Dejamos los coches en el parking del Mt Robert e iniciamos una de las rutas mas populares de la zona. El sendero que recorre en circular al Mt Robert y que también se utiliza para subir hasta unos de los refugios mas visitados del parque: el Angelus Hut. Nosotros nos decidimos por hacer solo la ruta circular, pues ir hasta el refugio requería de una jornada larga. Empezamos la caminata y cuando ganamos una cierta altura, el lago Rotoiti se nos quedó a nuestros pies. Las vistas sobre St Arnaud fueron chulas, unas panorámicas parecidas a las de Wanaka, pero en un ambiente menos alpino.

Preparados para la excursión

Bushline Hut, refugio a mitad de la ruta circular

Tertulia en familia

Otro refugio, este más colorido

Llegando a mitad del recorrido

Mt Robert 1421m, más que una cumbre parece una esplanada

Para la bajada escogimos el Pingachu track, un sendero que bajaba bastante más directo por la vertiente sur. Por arriba habían algunas zonas todavía heladas pero una vez nos metimos en el bosque, la nieve desapareció y disfrutamos, una vez más, de los bosques de Nueva Zelanda.

Lago Rotiti y St Arnaud en la orilla del lago

Primera parte del bosque aún con nieve

Paddy + Pingachu´s Track, recorrido de hoy

Durante la excursión íbamos charlando con nuestros amigos, los cuales iban equipados casi de arriba a abajo con ropa que les habíamos dejado, y se dieron cuenta de lo bien que se va a la montaña con la ropa adecuada. También nos hicieron saber que nuestro ritmo era muy llevadero y, cuando acabamos la excursión, nos dijeron que apenas se habían cansado. Esto demuestra lo importante que es el ritmo en montaña, y ahora, escribiendo este post, me acuerdo de mi primera salida a la montaña en el año 2005, cuando nos fuimos de travesía por Sierra Nevada. Iba como a trompicones, acelerado en algunos momentos y en otros al regazo de mis compañeros… La de vueltas que da la vida… Después de mas de 10 años, aquí seguimos, en la montaña, pero a 20.000 km de distancia.

Primeros pasos por montaña en Sierra Nevada. Agosto de 2005

Agosto de 2005, Sierra Nevada

RyB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s