Three Passes Trekking (Everest) / Parte 2: Lukla – Lumgden

Del 21 al 26 de Octubre de 2016

LUKLA – LUMGDEN (6 días / 3445m+ / 1970m- / 38,4km)

El día y medio que pasamos en Lukla fue suficiente para darnos cuenta de que las etapas del trekking que nos tocabas por vivir iban a ser muy diferentes. Calles empedradas, centenas de gente deambulando por el pueblo; cafés, bares, música, contaminación acústica debido al ir y venir de los aviones… Pese a todo, estábamos muy contentos, pues las montañas nos esperaban allí arriba…

70 vuelos diarios y tan solo cuatro aviones al mismo tiempo en el aeropuerto

70 vuelos diarios y tan solo cuatro aviones al mismo tiempo en el aeropuerto

Se nota que en Lukla llega más dinero que en otras partes del valle

Se nota que en Lukla llega más dinero que en otras partes del valle

Con las mochilas llenas de energía y las piernas recuperadas (más para unos que para otros), salimos de Lukla con ganas de comernos el camino. Los cuatro días anteriores fueron especialmente duros para Choco y Macarena pues, tanto subir y bajar junto con el peso de las mochilas, les afectó física y anímicamente. Pese a todo, los animamos a seguir prometiendo que lo mejor estaba por llegar, las vistas al Everest iban a valer la pena y visitar Namche Bazar ya era todo un logro. Tras pasar el puesto de control en Lukla fuimos camino abajo en dirección a Phakding. Los pueblos tenían otro aspecto: muchas de las casas ya estaban construidas con piedra y cemento y los lugares de oración predominaban en cada giro del camino.

Primeras ruedas de oración a la salida de Lukla

Primeras ruedas de oración a la salida de Lukla

Prados verdes que contrastan con las montañas nevadas que veremos más adelante

Prados verdes que contrastan con las montañas nevadas que veremos más adelante

Los burros en esta parte del trekking es el método más eficiente para portear carga a los pueblos que están más arriba

Los burros en esta parte del trekking son el método más eficiente para portear carga a los pueblos que están más arriba

El budismo está muy presente en el valle del Solo Khumbu

En dos horas y media alcanzamos Phakding, pueblo que utilizan la mayoría de los grupos que van con guías para acabar su primera etapa. Nosotros, viendo que era muy pronto para parar, seguimos hasta Monjo, pueblo que se encuentra a los pies de la cuesta de subida a Namche. En el día de hoy habíamos recorrido bosques de rododendros y abetos gigantes. El río Dudh Kosi rugía con fuerza cada vez que cruzábamos uno de los numerosos puentes colgantes. Muchos porteadores iban cargados hasta arriba y cuando se cruzaban entre ellos en los raíles de los puentes, el equilibrio hacía acto de presencia y el espacio se veía reducido. Es increíble lo duro que puede llegar a ser vivir en este lugar para toda esta gente, donde las montañas son su hogar. A medida que fuimos llegando a Monjo, el valle se iba estrechando y allí paramos, justo casi al final, para darnos una ducha de agua fría y esperar a que el sol se escondiera y la luna nos diera las buenas noches.

Vamos dejando pueblos a nuestro paso... Hoy queremos llegar a Monjo

Vamos dejando pueblos a nuestro paso… Hoy queremos llegar a Monjo

Es increíble ver al pueblo sherpa cómo se mueven en su entorno

Es increíble ver como el pueblo sherpa se mueve en este entorno

No nos podemos quejar que nuestras mochilas pesan...

No nos podemos quejar de que nuestras mochilas pesan…

Monjo, lugar donde nos quedaremos a dormir

Monjo, lugar donde nos quedaremos a dormir

Había pasado una semana desde que nos dejó el jeep en Salleri, y una semana fue lo que nos costó llegar a la capital del pueblo sherpa, Namche Bazar. Desde Monjo iniciamos nuestra jornada para subir por otro bosque mágico. Las copas de los árboles se alzaban casi hasta el cielo y el olor a pino nos transportó a lugares de nuestros queridos Pirineos. De repente, un grupo de gente parado en mitad del camino, nos despertó de nuestro sueño y volvimos al Himalaya. Cuando te despiertas de un sueño agradable, normalmente quieres volver a él sea como sea, pero esta vez fue completamente diferente. Dejamos nuestras mochilas, nos dirigimos a ver qué pasaba y entre la rama de un árbol y la del otro allí estaba… Everest y Lotshe sacudidos por el viento, sus cumbres espolvoreadas y la nieve alzándose a lo más alto. Esta imagen fue la primera que tuvimos del gran coloso, y esta imagen fue la que nos acompañó el resto del día hasta que llegamos a Namche Bazar.

Listos para empezar el día y llegar a Namche Bazar

Listos para empezar el día y llegar a Namche Bazar

Everest y Lothse nos dan la bienvenida

Everest y Lothse nos dan la bienvenida

Ya casi estamos...

Ya casi estamos…

Mucho ha tenido que cambiar este lugar a lo largo de las últimas décadas. Las necesidades del turismo así como la morfología de terreno ha hecho de Namche un lugar único. Quizás ha perdido autenticidad o personalidad en sus calles o sus gentes, pero lo que os podemos asegurar es que las montañas que lo rodean siguen estando ahí para todos nosotros.

Estupa de Namche dañada por el terremoto de 2015

Estupa de Namche dañada por el terremoto de 2015

Namche Bazar con su forma tan característica de herradura

Namche Bazar con su forma tan característica de herradura

Reza y tendrás protección en las montañas

Kantega y Tamserku

Kantega y Tamserku

El día de descanso lo dedicamos a dar un paseo circular. Salimos del mismo Namche dirección Khunde, y en apenas media hora ya nos habíamos parado a admirar, posiblemente, una de las montañas más bellas del Himalaya: el Ama Dablam. No alcanza los siete mil metros, pero sus laderas son tan agrestes y sus ‘brazos’ dándote la bienvenida, hace que sea un sueño para muchos llegar hasta lo más alto. He de confesar que las lágrimas recorrían mis mejillas, era un sueño desde hacía mucho tiempo que se había cumplido al ver todo este cordal de montañas. Everest, Lotshe, Nuptse, Ama Dablam, Kantega y Tamserku… un lugar único con la mejor compañía posible.

Empezamos la excursión, aún no sabemos lo que el camino nos tiene preparado

Empezamos la excursión, aún no sabemos lo que el camino nos tiene preparado

De izquierda a derecha: Everest, Nuptse, Lotshe, Ama Dablam, Kantega y Tamserku

De izquierda a derecha: Everest, Nuptse, Lotshe, Ama Dablam, Kantega y Tamserku

¿Subiremos algún día hasta lo más alto?

¿Subiremos algún día hasta lo más alto?

Un entorno único

Un entorno único

Otra panorámica...

Otra panorámica…

Después de agotar una de las baterías de la cámara por la cantidad de fotos que hicimos, seguimos hacia Khunde y Khumjung, dos pueblos a 3800 metros donde se ve que el turismo no ha llegado a hacer mella y sus gentes siguen viviendo como hace mucho tiempo atrás. Campos de cultivo, yaks pastando a sus anchas, estiércol secándose al sol y casas típicas preparándose para el invierno. Pueblos que de lejos ya se ve que contrastan mucho con lo que se vive cuatrocientos metros más abajo.

Khunde

Khunde 3880m

Khunjung

Khunjung 3780m

Namche Bazar sirve como punto de división para los diferentes trekkings que recorren los caminos del pueblo sherpa. El valle de Bothe Kosi que se dirige a Thame; el Dudh Koshi que va hacia Gokyo y Cho Oyu, y el valle del Khumbu que finaliza en el campo base del Everest. Estas eran las opciones que teníamos para la siguiente etapa de nuestro periplo por estas montañas. Berta y yo queríamos realizar el trekking conocido como “Los Tres Pasos”, que recorre parcialmente todos los valles y pasa por tres collados a más de 5400 metros de altura. Choco y Macarena no estaban muy seguros de poder enfrentarse al primero de los pasos, pues supone una subida de más de 1000 metros de desnivel en el día, y por ello, decidieron subir por el valle del Gokyo. Ya estaba todo decidido, en cuatro días nos veríamos entre los lagos de Gokyo y disfrutaríamos de la buena compañía que nos damos cuando estamos los cuatro juntos.

Salimos hacia Thame y hacemos girar las ruedas de rezo del monasterio

Salimos hacia Thame y hacemos girar las ruedas de rezo del monasterio

Con un ¡nos vemos en cuatro días!  salimos hacia el valle de Bhote Koshi. No nos esperábamos recorrer un valle tan singular. Montañas de 6000 metros nos guardan las espaldas, gargantas profundas en el fondo del valle nos recuerdan un infierno imaginario y los bosques nos conducen por un lugar mágico. Estos caminos son los únicos que conducen al Tibet. Para poder pasar la frontera hay que pasar un collado de 5400 metros que sólo está abierto para la gente local. Nuestro camino no llega tan lejos, y tras consultar el mapa en un par de ocasiones, llegamos a Thame, un pueblo a casi 3900 metros donde apenas encontramos montañeros. Se nota que estamos fuera de la ruta turística del EBC (Everest Base Camp). Como es pronto y nos sentimos genial, decidimos comer algo en el lodge y subir al monasterio del pueblo que se encuentra a más de cuatro mil metros.

Tenemos todo el valle por delante. Nos introducimos en lugar desconocido

Tenemos todo el valle por delante. Nos introducimos en lugar desconocido

Paredes de más de 6000 metros nos cierran el camino

Paredes de más de 6000 metros nos cierran el camino

A media ladera, cruzamos el río y casi estamos en el pueblo...

A media ladera, cruzamos el río y casi estamos en el pueblo…

Consultamos el mapa

Consultamos el mapa

Thame

Thame 3820m

Después de una noche ya más fresquita, seguimos recorriendo el valle. Es un valle muy ancho y árido donde los árboles han desaparecido por completo y los matorrales hacen acto de presencia. El camino va sorteando varias zonas inestables donde hay algunas piedras que caen desde arriba de la ladera. Solo esos pequeños problemas nos hacen variar el ritmo de nuestros pasos. Desde que hemos salido de Thame solamente hemos encontrado otro pequeño asentamiento donde hay dos lodges que ofrecen algo de comer y beber.

El valle que conduce al Tibet y que será parte de nuestro camino de hoy

El valle que conduce al Tibet y que será parte de nuestro camino de hoy

Pasamos rápido por una zona un tanto inestable

Pasamos rápido por una zona un tanto inestable

El rugir del río es la única compañia que hoy tenemos

El rugir del río es la única compañia que hoy tenemos

Estamos cerca de nuestro destino final y la altura no nos afecta a pesar de estar ya a 4300 metros. Finalmente vemos desde lejos un grupo de casas a la derecha del río. El lugar es impresionante y al mismo tiempo lleno de soledad. Al fondo del valle picos nevados rozando los siete mil metros, y a ambos lados del río, más de lo mismo. Nos lo hemos ganado, mañana será un día de descanso en este magnífico lugar antes de enfrentarnos al primer gran reto, el Renjo La.

Yak observando nuestros pasos

Yak observando nuestros pasos

El Renjo La nos espera

El Renjo La nos espera

Tabla con desniveles y tiempos por día

Continúa leyendo nuestro trekking —-> Parte 3: Lumgden – Renjo La – Dragnag

RyB

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s