Contrastes en Kathmandú

23 al 30 de Noviembre de 2016

El autobús que nos trae desde Bandipur nos deja en la avenida que circunvala la ciudad. Ya es tarde, casi no hay luz. Nos diponemos a caminar hasta el hostal que hemos elegido. Hemos decidido alejarnos de Thamel e ir a un sitio que en internet pone que vale 5$. A ver si nos sale bien la jugada, ya que el más barato de Thamel son 10$ y la calidad deja bastante que desear. Nos adentramos por callejuelas oscuras con un poco de miedo. Están desiertas, apenas nadie camina.

Es algo que me ha llamado mucho la atención de este país. Exceptuando las zonas turísticas, las ciudades duermen desde que cae el sol. A diferencia de otros países asiáticos que conocemos, aquí no hay casi puestos callejeros de comida. Un chico nos comentó el otro día que para ellos es caro comer fuera.

Buddha Amideva Park

Nada más llegar al nuevo hostal aceptamos haber tomado una buena decisión: tiene más aspecto de hotel, está limpio, es espacioso y las habitaciones tienen muy buena pinta. Muy buen campo base para explorar el valle de Kathmandú a buen precio y tranquilos.

Pero hay algo que nos preocupaba: teníamos casi 15 días por delante para estar aquí, pues el billete de avión a Bangkok ya lo teníamos comprado, y el aburrimiento había hecho mella en nosotros. El trekking había sido una pasada, pero desde que había acabado, no habíamos conseguido encontrarle el encanto al turismo por el país. Las pocas ganas de movernos mucho tampoco estaban ayudando a ello, pero no nos quedaba más remedio que aguantarnos y encontrar la manera de pasar el tiempo.

Kathmandú es una ciudad grande, caótica y sucia

Una boda en las calles de Thamel

Swayambhunath Temple, también conocido como el templo de los monos

Habíamos hecho una lista de los lugares que teníamos ganas de ver por la zona, pero eso nos ocuparía unos 5 o 6 días. Por suerte, los primeros días seguíamos en compañía de nuestros amigos antes de que se marcharan a la India.

¿Qué nos pasaba? Nepal llevaba en nuestra lista de lugares que visitar desde hacía mucho tiempo. Quizá, después del estupendo sabor de boca que nos había dejado el trekking, ahora el resto del país nos resultaba insípido. Por suerte, los días que salimos a explorar conseguimos no pensar mucho en ello y encontramos algunas cosas que nos gustaron.

Como en muchos países de esta parte del mundo, la religión lo impregna todo, y Nepal, como pequeño país entre Tibet y la India,  mezcla Budismo e Hinduismo en todas las esquinas. Los mayoría de los países del Sudeste Asiático son budistas, así que pensábamos estar más familiarizados con esta religión. Aún así nos encontramos con una versión diferente de la religión, y muchas cosas diferentes a lo que habíamos visto hasta ahora.

Con el Hinduismo sólo habíamos tenido contacto en Malasia y de forma escasa, con lo cual era algo bastante nuevo para nosotros. Sin lugar a dudas, lo que más nos impactó fue ver los crematorios del Pashupatinath Temple. Estamos seguros de que Varanasi (India) debe de ser espectacular, pero para ser nuestra primera vez viendo algo así, nos dejó impresionados.

Pashupatinath Temple

Una pila crematoria

Las hogueras para quemar los cuerpos y el rio donde se lanzan los restos

Después del terremoto, Nepal ya no es el mismo. Paseando por Thamel tienes una ligera sensación de ello, puesto que muchas paredes están apuntaladas con travesaños de madera y muchos edificios muestran signos de los daños en la estructura. Pero cuando realmente eres consciente de ello, es al entrar en Durbar Square. La plaza principal de la ciudad, muestra de la arquitectura newari, está hecha añicos.

Restos de uno de los palacios de la plaza

Ladrillos en el suelo por todas partes

Por suerte, llegamos justo a tiempo para ver la reapertura de la estupa de Bodhnath. Durante el terremoto fue devastada, pero como lugar de peregrinación super importante para los budistas, fue reconstruida, y pudimos disfrutarla en todo su esplendor. Sentarnos en los bancos a ver a los feligreses andar alrededor de la Estupa, haciendo sus oraciones, nos resultó muy interesante. Las banderas de oración le dan a la plaza un colorido muy fotogénico.

Bodhnath Stupa

Alrededores de la estupa

El ritual de andar alrededor de la estupa en la misma dirección, se llama Kora, es una manera de meditar y rezar

Nepal nos estaba dejando un sabor agridulce que no sabíamos muy bien cómo gestionar. Teníamos la esperanza de que con el paso del tiempo, este viaje fuera un buen recuerdo, pero empezábamos a repetirnos a nosotros mismos que sólo volveríamos en el futuro si era para volver a las montañas.

ByR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s